¿Qué hay de malo en celebrar a Halloween?

Hay un gran número de cristianos que no ven nada de malo en celebrar a
Halloween. Para ellos, esta es una fiesta divertida y nada más. Sin
embargo, también hay muchos cristianos que se rehúsan a participar de
Halloween. ¿Quién tiene la razón? ¿Habla la Biblia sobre Halloween?
Contestemos la última pregunta primero: La Biblia no dice nada respecto a
Halloween. Sin embargo, hay muchas otras cosas que la Biblia no
menciona específicamente por nombre pero son malas. Por ejemplo, la
Biblia nunca dice: "No uses drogas". Pero todos sabemos, que las drogas
son malas para uno. En otras palabras, hay cosas que no están declaradas
literalmente en la Biblia, pero debemos abtenernos de ellas.

Aunque Halloween no aparece en la Biblia, gran mayoría de los creyentes
se niegan a participar de ese día. No podemos cerrar nuestros ojos al
aspecto histórico de esta fiesta: Queda comprabado, históricamente
hablando, que la forma actual de Halloween, no es otra cosa sino una
mixtura de ritos paganos del segundo siglo antes de Cristo, con ritos
paganos del catolicísmo romano, que se acomodaron muy bien para
satisfacer el gusto popular.

En Efesios 5.11 tenemos una base sólida para rechazar a Halloween; allí
leemos lo siguiente:  "No tengan nada que ver con las obras infructuosas de
la oscuridad, sino más bien denúncienlas" (NVI). Leemos el mismo
versículo en la versión Reina-Valera 1960: "Y no participéis en las obras
infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas". La fiesta de
Halloween habla de brujas, espíritus, fantasmas, muertos, demonios,
diablo, supersticiones, magia y mucho más. Ninguna de estas cosas están
relacionadas con la luz de Dios, sino que todas hablan de las tinieblas. La
Biblia, en Efesios 5.11, nos dice que "no participemos de las tinieblas", o
sea, que "no tengamos nada que ver" con esas cosas. Como dicen: "más
claro no canta un gallo".

Aun los satanistas y las personas envueltas en el ocultismo reconocen a
Halloween como el día más sagrado en su calendario religioso. ¿Por qué,
pues, muchos cristianos siguen empeñados en participar de algo que
claramente no es de Dios? Halloween no es de Dios ni para Dios; sino que
es un día donde muchos le rinden culto al príncipe de las tinieblas. Esto no
quiere decir que los cristianos deben esconderse en ése día. ¡No, y mil
veces no! Somos luz, y por lo tanto no debemos escondernos (Lucas
11.33). Pero tampoco debemos dejarnos arrastrar por la corriente de este
mundo. No podemos llamar bueno lo que claramente es malo (Isaías 5.20;
Amós 5.14).

La Iglesia Católica, para satisfacer el gusto popular, introdujo su fiesta del
"Día de los Santos", mezclándola con el "Día de Samán" y el "Día de
Pomona"-- y nunca pudo eliminar la tradición druida. ¡Eso es lo que pasa
cuando queremos complacer el gusto popular. El gusto popular todavía
sigue demandando y pidiendo. Pero los cristianos tenemos que ser
valientes y no comprometer nuestros principios bíblicos. Si hacemos
concesiones al mundo y a sus tradiciones, perderemos nuestro sabor de
"sal de la tierra" y no serviremos para nada (Lucas 14.34-35). A
continuación presento algunos de los elementos más importantes de esta
celebración:

La calabaza cortada
Los celtas celebraban el culto de la cabeza cortada, en la cual
representaban a uno de sus dioses. Para ellos, la cabeza era la sede del
alma, atribuyéndole enormes poderes, tales como: moverse, hablar,
cantar, profetizar y otorgar fecundidad a la tierra. La idea de ahuecar las
calabazas, o sea,  hacerle ojos, boca y nariz, -- de modo que se pareciera a
un rostro humano o una cabeza cortada --, vino de los inmigrantes
irlandeses y franceses (descendientes de los antiguos celtas).

Hay un sólo Dios, Creador del cielo y la tierra y del ser humano, que se
merece toda nuestra alabanza y adoración (Isaías 45.5,6,14,18,21-22;
46.9; 48.11; Jeremías 10.10; Juan 17.3; 1 Tesalonicenses 1.9; 1 Juan
5.20). No le rendimos culto a otros dioses que son el producto de la
imaginación humana. La calabaza ahuecada es un símbolo del antiguo culto
de la cabeza cortada. En ningún momento glorifica a Dios sino que es un
recordatorio de una religión pagana a la cual Dios se opone.

Los fantasmas y "Jack de la linterna"
La costumbre de prender linternas y vestirse de fantasmas tuvo su origen
de una antigua leyenda irlandesa. Según esta leyenda, "Jack de la
Linterna" fue un hombre que al morir no pudo entrar al cielo por ser muy
avaro. Tampoco pudo ir al infierno porque no respetaba al diablo, sino que
se burlaba de él. Por lo tanto, Jack fue condenado a vagar por la tierra con
una linterna hasta el día del juicio final. Algunos pudieran decir que todo
esto es bien inocente y divertido; y que "¡no hay nada de malo!" Gran
mayoría de la gente está bien familiarizada, gracias a la industria del cine y
televisión, con las manifestaciones de fantasmas y espíritus. Allí se nos da
un cuadro imperfecto y muchas veces erróneo, del mundo de los espíritus.
La televisión nos hace ver que hay espíritus buenos y otros malos. Sin
embargo, la Palabra de Dios claramente enseña que estas
"manifestaciones" espirituales del otro mundo son productos del espiritismo
y la consulta a los muertos, lo cual Dios prohibe (Levítico 20.27;
Deuteronomio 18.10; Jeremías 27.9-10; Apocalipsis 21.8; 22.15).

"Trick or Treat"
"Trick or treat" es una frase muy común usada por los que participan en la
celebración de Halloween. "Trick" significa truco o maldad; "treat" significa
obsequio o regalo. La idea de la frase es bien simple: ?Me das un regalo o
te hago una maldad. Esta frase no es tan inocente como se presenta, sino
que habla de un aspecto histórico y verídico de esta celebración: En aquella
noche, mucha gente se disfrazaba e iba en busca de ofrendas para los
espíritus. Cuando alguien no les daba una ofrenda, ellos le hacían daño con
sus bastones, los cuales muchas veces tenían puntas bien afiladas. Una vez
más el significado: "Me das un regalo o te hago una maldad". La idea o
insinuación de hacerle daño a otra persona es antibíblica (Romanos
12.17-19; 13.10; 1 Tesalonicenses 5.15; 1 Pedro 3.9).

Los disfraces
El uso de máscaras o disfraces ha sido una práctica muy popular en los ritos
de magias y ceremonias paganas de muchos pueblos primitivos. Se usaban
los disfraces para representar los espíritus que invocaban, para las danzas,
para las guerras y otras actividades. Sin embargo, el propósito principal de
la utilización de disfraces era esconder la identidad de la persona, lo cual
pone en manifiesto el verdadero deseo de Satanás de ser adorado. "Y esto
no es nada raro, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz" (2
Corintios 11.14, DHH).

"Tenemos que ser diferentes"
No hay duda alguna que Dios espera que seamos diferentes. La iglesia de
Cristo no es de este mundo y no debe "perderse" en las tradiciones de este
mundo, especialmente si éstas no glorifican a Dios. Halloween nunca ha
sido ni será un tributo a la luz ni a las cosas de Dios. ¡Halloween ni siquiera
pretende ser eso! Esta fiesta no es otra cosa sino la continuación de un
culto pagano que ha ido obteniendo la aceptación de muchos en la iglesia
de todos los tiempos. La Palabra nos enseña que "no podemos servir a dos
señores" (Lucas 16.13); y el Señor nos reta a que nos apartemos de toda
iniquidad (2 Timoteo 2.19). La Biblia Católica Harder, mejor que ninguna
otra dice así: "Apartaos de toda apariencia de mal" (1 Tesalonicenses
5.22). Es interesante el lenguage que usa esta versión: En ningún momento
dice que nos apartemos del mal o de lo que claramente ha sido definido
como el mal; sino que todo aquello que se parezca a lo malo. Esto es bien
importante, pues, hay muchas cosas que a simple vista no se ven malas,
pero cuando nos detenemos a mirarlas con más atención, buscando
sinceramente la verdad, nos damos cuentas que tienen apariencia de mal.
La Biblia nos dice que en tal situación debemos apartarnos de eso.

Como creyentes, tenemos la responsabilidad de evaluar las actividades que
practicamos: ¿Glorifican a Dios? ¿Edifican la vida espiritual? ¿Contribuyen a
la evangelización de este mundo? O, ¿tienen apariencia de mal? Creo que
el lector es bien entendido de lo que el Señor nos comunica a través de
este artículo. Oro al Señor para que este material sea usado para llevar
bendición al pueblo de Dios y que todos podamos hacer lo que es correcto
ante Dios y el mundo que nos rodea y que constantemente nos está
observando.

Lea la Parte 1 (
aquí): La Historia de Halloween
-
-
-
-
¿Es Malo Celebrar A Halloween?
| Inicio | Principio del Artículo | Otros Artículos | Publicaciones | ¿Quién es José? | Contacto |
Escrito por José M. Viera
©®1996-2016 Todos los derechos reservados.
ALL rights reserved.
Lea la primera parte, «La Historia de Halloween» [ aquí ]
©®2005-2016 Jose Viera Publications
w w w . j o s e v i e r a . c o m